El PLD no es un torpe político; escogerá a Danilo.


Por Luis Herasme.

La encuesta de la  firma Greenberg, que indica que solo un 32  por ciento respalda al ex presidente Leonel Fernández de cara a las presidenciales del 2016 y que en cambio el presidente Danilo Medina ganaría en la primera vuelta con una amplia ventaja de un 63%, viene a reconfirmar la amenaza de derrota que se crearía el Partido de la Liberación Dominicana -PLD-, si no escoge al jefe de Estado como su candidato presidencial.

Cuando la empresa plantea el cuadro de que Leonel no llevaría al PLD a la victoria en primera ronda, porque se quedaría en el 32%, es inevitable y comprensible el temor del principal grueso de la dirigencia peledeísta de que en la segunda ronda la oposición, representada por Hipólito Mejía o Luis Abinader, quienes frente a Fernández alcanzan un 24% cada cual,  termine ganando las presidenciales al partido oficialista.

No puede caber duda alguna que el Comité Político y el Comité Central del PLD, no vacilarían en tomar la decisión que más convenga a esa organización respecto a la escogencia de su candidato presidencial, que dicho de otra forma, debería recaer en Danilo Medina, aclamado para que siga por cuatro años más por el 71% de la población y con una mayor aprobación de su gestión.

Pensar que el PLD tomaría una decisión diferente, sería como tildarlo de torpe político, calificativo que no merecería, dada la madurez y el comedimiento de sus altas instancias a la hora de dar un paso trascendental como el que se aproxima.

Si Leonel resultare ser el candidato del PLD, es altamente posible, dada su alta tasa de rechazo, una unificación de la oposición, sea alrededor de Hipólito o de Abinader, ambos del Partido Revolucionario Moderno, quienes se disputarán la candidatura en unas elecciones internas.

En cambio, éstos dirigentes opositores no tendrían posibilidad alguna de triunfo ni en la primera ni en la segunda, frente al presidente Medina, quien goza de alta popularidad dentro y fuera de su organización política.