Fiscal niega haya sido apresado alumno tenía pistola en aula.



Por Benny Rodríguez

Barahona.- Mientras la Dirección Regional Sur de la Policía Nacional afirma en nota de prensa que detuvo y puso bajo control del Ministerio Público a un estudiante adolescente de 16 años, al que "le encontró" una pistola en su mochila, el fiscal titular niega esa versión.

El magistrado Yván Ariel Gómez Rubio, aunque establece como cierta en su cuenta de Facebook lo relativo al arma en posesión del alumno, negó que el alumno hubiese sido apresado por la uniformada y puesto bajo el resguardo de la Fiscalía.

“El adolescente no está en custodia del Ministerio Público y mucho menos de la Policía. El adolescente escapó. Siete personas entraron al centro y se lo llevaron a la fuerza”, dice textual el fiscal en su publicación en la popular red social.

Aclaró que cuando la Policía y el Ministerio Público llegan al centro educativo, el cual no se menciona por lo que establece el Código de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, profesores que dijo están identificados, pero que no ofrece sus identidades, impidieron que las autoridades detuvieran al estudiante.

Narró que esos educadores alegaron que ese era un recinto escolar y que, por lo tanto, no podían entregar el alumno, conminándolos a abandonar el centro educativo, marchándose la Policía y el MP, del lugar “para evitar situaciones mayores”.

Aseguró que ni la Policía Escolar ni la regular, mucho menos el Ministerio Público, detuvieron ni tienen bajo su guarda el adolescente infractor de la ley, como informara la institución del orden público, a través de su vocero el suboficial Rafael Mateo.

Señaló que el alumno puso en peligro la vida de estudiantes, profesores y personal administrativo, provocando que se trasladara al centro educativo, el Director Regional 01 de Educación, Ramón Alberto López Ynoa, quien supuestamente se incomodó con las autoridades del centro por los obstáculos puesto a las autoridades por el personal docente.

El adolescente, cuyo nombre no se ofrece por un asunto de ley, continúa prófugo de las autoridades, por lo que se desconoce por qué la Dirección Regional Sur de la Policía Nacional, a través de la Subdirección Regional de Relaciones Públicas, informara que estaba detenido y bajo el resguardo del Ministerio Público.

No buscaban pistola

Según informaciones ofrecidas a LALUPADELSUR por una fuente de la Regional 01 del Ministerio de Educación, en principio no era a ese alumno al que fueron a buscar al aula de la escuela no identificada, sino que era a otro que supuestamente tenía un arma blanca en su mochila, quien previamente había sido denunciado.

Sin embargo, cuando revisaban el bulto del estudiante, el de la pistola que estaba al lado mostró un perfil sospechoso, por lo que miembros de la Policía Escolar decidieron registrarle la mochila a este encontrándose con el arma de fuego, una pistola Smith & Wesson, calibre 9 milímetro, número VYZ-8519, con un cargador y tres cápsulas para la misma.

Ciertamente la policía detuvo al que tenía la pistola en su mochila, pero lo puso en libertad, ya que este pudo comprobar que no era suya , sino que se la dio a guardar un compañero que logró burlar a la seguridad del centro educativo, supuestamente ayudado por 7 personas que fueron a buscarlo, dato que confirma el fiscal Gómez Rubio.

Lo raro de todo es que hasta el momento el padre del estudiante que era dueño y que alegadamente dio a guardar a otro compañero el arma de fuego, haya sido llamado por las autoridades a los fines de interrogarlos para establecer la procedencia de la pistola que estaba en poder de su vástago.

La escuela no manejó el protocolo

El centro escolar en donde fue detectada una arma de fuego en poder de un alumno de 16 años, no supo o desconoce el mecanismo de cómo funciona el protocolo cuando ocurren situaciones de esa naturaleza.

El protocolo que debió seguir el centro al detectar el problema es que el departamento de orientación informa a la Dirección, que hace lo propio, dando a conocer el caso a la Dirección Regional o Distrital, quien a su vez informa al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI), que debe poner en manos del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, según la gravedad del hecho, incluso interviene el Ministerio de Salud Pública.

Sin embargo, en lo relacionado al arma encontrada en poder del alumno, el centro educativo donde se produjo el hecho el protocolo no fue llevado como se establece.