Que bueno que el ojo de María no entró.


Por Luis Herasme.

María se fue. Hay daños, claro, pero no monstruosos. La vida humana salió bien del huracán. Hay que seguir avanzando en la prevención y la prudencia, pero nos comportamos bien como pueblo y como país.

La temporada ciclónica seguirá siendo intensa y ojalá no fuera así, pero no basta con el deseo.

Las aguas del Atlántico y el Caribe están más calientes que nunca. Con mucha razón los ecologistas se aferran cada vez más a la naturaleza y claman que cada uno de nosotros aporte su grano de arena por ayudar al planeta, su ecosistema, que sería ayudar a la supervivencia de la especie humana.

A septiembre le faltan días y ahí viene octubre, también muy activo en la formación de ciclones tropicales. 

Tuvimos la dicha, la gran fortuna, pese a los daños de cierta consideración en el Este, Noreste y Norte, de no haber sido impactados directamente por el ojo de María.

Se reconoce que desde el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) hubo eficiencia y que el gobierno se mantuvo muy concentrado en la evolución del fenómeno.

República Dominicana está en la ruta de los huracanes y nosotros estamos en la obligación de hacernos cada vez  más expertos en prevención y contingencia con humanidad y solidaridad.

Que bueno que el ojo de María no entró!!.







Compartir en Google Plus

Sobre Luis Herasme

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment