Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania, condenan ensayo nuclear de Corea del Norte.

WASHINGTON (proceso.com.mx). Estados Unidos, Francia, Alemania e Italia, condenaron en declaraciones particulares el ensayo hoy de una bomba de hidrógeno por parte de Corea del Norte.

El presidente de Estados Unidos, Donald Tromp dijo la prueba es muetra de que la opción del diálogo no servirá para nada, lo cual debería comprender Corea del Sur, país aliado a la Casa Blanca frente a norcorea.
El presidente de Francia Emmanuel Macron, el jefe de gobierno de Italia, Paolo Gentloni, y la canciller de Alemania Angel Merkel, coinciden en que la Unión Europea (UE), deben endurecer las sanciones contra Corea del Norte.
Tambien llamaron al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a dar una respuesta.
Corea del Norte confirmó esta mañana que realizó su sexta prueba nuclear, detonando una bomba de hidrógeno, la cual según otras fuentes fue la causa de dos temblores de tierra.
Dijo Pionyang que el ensayo fue "un éxito total" y dijo que la bomba termonuclear está diseñada para ser transportada por misiles balísticos intercontinentales.
En reacción, el jefe del Comité de Defensa surcoreano, Kim Young-woo, afirmó  que la sexta prueba nuclear fue de 100 kilotones, cuatro o cinco veces más potente que la bomba nuclear lanzada sobre la ciudad japonesa de Nagasaki en 1945. 

Parecería que la prueba hizo que temblara la tierra en magnitud 6,3 grados, en el noreste de Corea del Norte, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

El epicentro del temblor se situó a una distancia de 22 kilómetros al noreste de la localidad norcoreana de Sungjibaegam, y a una profundidad de cero kilómetros.

El temblor fue confirmado por militares surcoreanos y lo calificaron de artificial, a causa de la explosión de la bomba.