A sus 100 años de edad, Manuela lee la biblia, cocina y limpia la casa.


A sus cien años, doña Manuela cuenta con sus facultades físicas, lee la Biblia, cocina y hace los menesteres del hogar. “Es que siempre he llevado una vida sana, me alimento bien, bebo mucha leche, me encanta la carne, duermo mucho, no consumo bebidas alcohólicas y nunca he fumado”, dice con orgullo.

BARAHONA: Una sencilla mujer azuana, pero radicada en Barahona desde sus 17 años, cumplió sus cien años de vida. Nació el 24 de mayo de 1917.

Doña Manuela Susaña viuda Peláez vivió sus primeros años en Azua con sus abuelos y tíos, ya que su madre murió cuando solo contaba con 15 años.

A sus 17 conoció a quien fuera su esposo por 62 años, Virgilio Peláez Suero, con quien vivió hasta la hora de su muerte ocurrida el 18 de mayo de 1997.

En 1941, vivió tres años en Jimaní y tres años en Tierra Nueva, retornando a Barahona donde ha vivido todo este tiempo.

En su matrimonio tuvo cinco hijos de los cuales le sobrevive uno, Virgilio Peláez Susaña. En tanto que Silvio Pericles Peláez Susaña murió recientemente de forma natural; pero Guillermo Peláez Susaña murió asesinado durante el período llamado de “Los Doce Años”, en que gobernaba Joaquín Balaguer, de 1966 a 1978.

“Durante estos cien años de vida con los que Dios me ha bendecido he sufrido mucho esas muertes de mis seres queridos, especialmente la de mi hijo que murió asesinado”, expresa doña Manuela al recordar ese amargo momento de su vida.

Dice que a pesar de las desgracias siempre vivió al amparo de Dios, cosa que le dio la fortaleza espiritual para poder sobrellevar el dolor y al mismo tiempo de poder acoger a la gran cantidad de nietos y biznietos que también la vida le regaló.

Desde muy joven le gustaba participar en las actividades de la Iglesia católica y ha pertenecido a varias congregaciones con participación activa. Aún acude con asiduidad a la Iglesia de Cristo Rey, ubicada en el sector de Savica, en el mismo municipio de Barahona.

Actualmente doña Manuela reside en el sector conocido como El Arco, en una humilde pero bella casa, ubicada en la calle Sócrates Lagares, número nueve, en el referido sector.

A sus cien años, doña Manuela cuenta con sus facultades físicas, lee la Biblia, cocina y hace los menesteres del hogar.

La gente le pregunta qué hace para conservarse tan bien y ella les contesta, “Es que siempre he llevado una vida sana, me alimento bien, bebo mucha leche, me encanta la carne, duermo mucho, no consumo bebidas alcohólicas y nunca he fumado”, dice con orgullo.

Pero entiende que lo que más le ha fortalecido en todos sus años es la bendición de Dios, gracia que recomienda a las personas procurarla para tener una larga vida.
Tomado de: El Nuevo Diario.
Compartir en Google Plus

Sobre Luis Herasme

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment