Neiba, en el rejuego de sus encantos con el acento que deja la lluvia.

www.elfututo.net

Cuando la lluvia cae en el llano y las montañas de Neiba, los atributos de los paisajes se ponen en fiesta y exhiben en su baile sus divinidades, entre un rejuego del sol poniente y sus bosques exóticos.

Fotos tomadas por Luis Herasme este 30 de abril 2017.