La centralización y exclusión.


Por: Lic. José Peña Santana.

Los ciudadanos tenemos el deber moral de obligar a los partidos a mejorar la selección de sus candidatos para fortalecer la democracia.(Miguel Guerrero).

En las recién pasadas elecciones a los miembros del Partido de la Liberación Dominicana del municipio de Neyba, no se les  dio oportunidad de participar ni siquiera como precandidatos a los cargos electivo de manera especial a los municipales; tanto es así que a los que se atrevieron a manifestar sus aspiraciones fueron arrinconados, cercados y aplastados como insectos en un afán de dominación absoluta de una casta que controla los organismos locales del partido.

En cuanto a lo congresual es harto conocido que se trataba de reelección por reelección , tal como fue acordado por el comité político, es decir que el senador y el diputado repetirían como candidatos y, para completar la boleta incluyeron una aliada del Partido Revolucionario Dominicano, previo acuerdo entre las partes y, un contubernio determino que el presidente del comité municipal y provincial debía ser el candidato a la alcaldía en franca violación al derecho de los demás aspirantes, sin tomar en cuenta sus méritos, que sin lugar a dudas no son los de ser un instrumento político de esa casta.

Jóvenes profesionales miembros de PLD, nuevos y de larga data, vieron frustradas y castradas sus pretensiones de presentarse como opción a representar la ciudad y su partido desde la Alcaldía de Neyba por plena satisfacción de esta casta, que aunque aparenta abrir espacios de participación e inclusión democrática aplica una acción dictatorial y el que se atreviese oponer resistencia se expone a ser pulverizado.

Nada que no sea imposición y obediencia inmediata tiene espacio en esa casta, de ahí que el que discrepe le sueltan las "prepagadas", como denominan ahora a las putas de cortina de antes, estas no son más que una especie rara que toman los micrófonos o las redes social y con un lenguaje destemplado y una ortografía no menos descompuesta infieren todo tipo de improperio contra quien se le ocurra disentir de esa casta implantada en los órganos de poder local.

No son los "traidores" los culpable, sino los impostores que sin razonamiento han querido vender gato por libre, primero al partido y luego al municipio. Aun sumando votos de un partido aliado que llevaba su propia boleta municipal no le alcanzaron al protegido de esa nueva casta política y ahora hasta económica, para alzarse con un ayuntamiento que debe haber corrido mejor suerte.

Lamentamos que nuestro pueblo tendrá que esperar por mucho más tiempo para ver si la capacidad, la preparación, la honorabilidad, la honradez, la sensatez , la conciencia ciudadana, la humildad, la sociedad neybera en sentido general logran la inclusión y la participación democrática, para sobre esa base poder crear una alianza estratégica que permita buscar solución a todos los males que aquejan este municipio que es responsabilidad de la alcaldía.
Compartir en Google Plus

Sobre Luis Herasme

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment