Parte del discurso de Danilo ante Asamblea Nacional.

Pueblo dominicano:
Hoy, 27 de febrero, celebramos, con orgullo y devoción, el glorioso día de nuestra Independencia.
Conmemoramos, unidos y felices, el inicio de ese proceso histórico en el que seguimos trabajando día a día: el de construir y fortalecer la patria dominicana.
Han pasado 171 años desde que la valentía y el sacrificio de unos pocos consiguieron darnos a los dominicanos un hogar nacional, una República propia.
Sin embargo, la tarea de construir un país, no acaba con el izado de una bandera, o con la redacción de una Constitución.
Elevar y defender la patria es un trabajo continuo que se renueva en cada generación.  
Mantener viva esta República es mantener vivos los ideales ilustrados sobre los que se fundó: Libertad, unión y solidaridad.
Y continuar dispuestos a emular el esfuerzo y los sacrificios de aquellos que nos la dejaron en herencia. 
Lo sabía Juan Pablo Duarte, cuando dijo que trabajar para la patria era trabajar para nuestros hijos.
Y lo sabía José Martí, cuando advirtió que la patria es ara y no pedestal.
Porque más que discursos, la Patria necesita brazos fuertes y corazones generosos, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos por el bien de todos y todas.  
Por eso me alegra tanto que hoy, 171 años después de esa llamarada fundacional, estamos trabajando por la patria, más unidos que nunca, el Gobierno, y el pueblo dominicano.
Estamos trabajando juntos, hombres y mujeres, de cualquier signo político y de cada una de nuestras provincias, para hacer este país más grande, más próspero y más justo para todos y todas.
Hoy la patria la están construyendo miles de maestros, de alfabetizadores, de servidores públicos, de empresarios, de campesinos, de profesionales y técnicos, de trabajadores y trabajadoras, en nuestros pueblos y ciudades.
Gracias al esfuerzo de todos, durante los últimos doce meses, hemos visto crecer y desarrollarse la que está llamada a ser, tal como les prometimos, la mayor modernización de la República Dominicana en su historia reciente. Esa fue en 2012 nuestra promesa y es hoy nuestra responsabilidad y satisfacción.
Porque nos corresponde, ante esta Honorable Asamblea, dar cuenta de todos los compromisos cumplidos en el año 2014.
Dominicanos y dominicanas:  
Este ha sido un año de promesas cumplidas, de sueños realizados. 
Un año en el que tenemos mucho que celebrar.
- Prometimos que lanzaríamos una revolución educativa.
Y hoy esa revolución está presente en todo el país, abriendo las puertas del futuro a toda una generación; y a las que vendrán.
- Prometimos mejorar los servicios de salud y ampliar la cobertura, para que nadie se quede sin la atención que necesite.
Y hoy más personas que nunca tienen seguro, y los centros de salud, totalmente gratuitos, se están multiplicando en nuestras comunidades.
- Prometimos estar al lado de las poblaciones más vulnerables.
Y combatir la pobreza allá donde se encuentre.
Y hoy vemos como la pobreza está retrocediendo.
Ya la hemos expulsado de los hogares de más de medio millón de dominicanos y dominicanas.
- Nos comprometimos con el empleo digno para las grandes mayorías.
Y en lo que llevamos de Gobierno decenas de miles de dominicanos han encontrado un nuevo puesto de trabajo en el sector formal de la economía.
- Dijimos que mejoraríamos el poder adquisitivo de nuestra gente.
Y hoy podemos afirmar que, gracias al conjunto de servicios y programas del gobierno, muchas familias dominicanas ahorran miles de pesos cada mes.
- Nos comprometimos a hacer del crédito un derecho, no un privilegio.
Y hoy cientos de miles de productores y emprendedores tienen, por primera vez, acceso al financiamiento.  
- Nos pusimos como meta superar el lastre del analfabetismo.
Y en dos años estamos a punto de desterrarlo para siempre.
- Le dijimos a las poblaciones en peligro que los ayudaríamos a tener una vivienda digna. 
Y ahí está ya el nuevo Boca de Cachón, se entregó Jardines de Gautier y avanza a paso firme La Nueva Barquita.  
- Nos comprometimos a conectar nuestro territorio y mejorar las infraestructuras.
Y solo en este año se han intervenido miles de kilómetros de vías en todo el país.
 - Cuando nuestra gente nos dijo que necesitaba más seguridad y más protección, la escuchamos.
Y hoy vemos, por primera vez en mucho tiempo, que la criminalidad empieza a retroceder en nuestras calles y que el 911 salva vidas cada día.
Estos son solo algunos ejemplos de los compromisos cumplidos.  
Como saben, hemos salido a las calles, semana tras semana y hemos llegado hasta las comunidades más apartadas.
Para mantener siempre vivo el contacto con nuestra gente. 
Para convertir sus prioridades en nuestra agenda. 
Para gobernar con el oído en el corazón del pueblo.
Estamos trabajando siempre con la vista puesta en el largo plazo. 
Nos guía un auténtico proyecto de país.
Pero no olvidamos, ni por un instante, las necesidades más urgentes de nuestra gente en el día a día.
Señoras y señores,  
Este Gobierno ha logrado combinar uno de los mayores crecimientos económicos de América Latina y el Caribe con la mayor extensión de los derechos sociales que ha vivido la República Dominicana.
Este es un Gobierno de promesas cumplidas. No les quepa duda.
Estamos plenamente dedicados a sentar las bases de una nueva etapa en la Historia de nuestro país.  
Y este es el mensaje más importante que quiero transmitir hoy.
Que juntos, pueblo y gobierno, hemos consolidado una nueva forma de gobernar.
El gobierno de todos, con todos y para todos. 
Y este cambio ya no tiene vuelta atrás, porque le pertenece a todos los dominicanos y dominicanas.  

Dije al principio de mi intervención que estábamos creando una República Dominicana más grande.
Una patria que es más fuerte cuanto más progresa.
Cuanto más justa e incluyente se vuelve para todos los dominicanos.
Esa es la patria en la que creemos, una patria abundante, humana, construida sobre los valores que nos engrandecen, sobre el amor al prójimo, sobre la honradez, sobre la lealtad, sobre el cumplimento del deber y la responsabilidad.
Así la entendía Juan Pablo Duarte, y así queremos verla crecer.
Hoy más que nunca, la tarea es servir a la Patria, como nos enseñó nuestro líder y maestro, el Profesor Juan Bosch.
Hoy más que nunca la tarea es consolidar lo logrado y seguir impulsando los grandes cambios hacia delante.
Sin flaquear, sin dudar, sin aflojar el paso.
No les quepa duda,  nos queda mucho por hacer,  mucho por ofrecer,  mucho por construir,  mucho por crear,  mucho por conquistar.
Sigamos confiando en Dios Todopoderoso y  nuestra capacidad de avanzar juntos.
Sigamos demostrando que podemos legar a nuestros hijos e hijas el futuro que merecen. 
Sigamos convirtiendo lo que un día fueron sueños, en realidades.
Sigamos haciendo lo que nunca se ha hecho.
¡Vamos con la ayuda de Dios, a seguir construyendo la Patria de Duarte, de Sánchez, de Mella y Luperón¡  
¡Que viva la República Dominicana!  
Que vivan los padres fundadores de nuestra Dominicanidad.
Muchas gracias a todos. 
Manos a La Obra


Compartir en Google Plus

Sobre Luis Herasme

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment